Nos chocaron. Me quedó doliendo el cuello y la espalda. Pero al señor taxista sólo le preocupaba que le ofrecieron apenas 20 mil pesos en compensación. Nunca me preguntó si yo había salido ileso. Tampoco los muchachos que chocaron. Uno de ellos se disculpó, pero nadie se preocupó porque el cinturón de seguridad estaba oculto y era imposible usarlo. Esta vez no hubo lesiones importantes... Pero una vez si las tuve. Por falta de cinturón de seguridad. Y luego se preguntan por qué recomiendo Cabify y Uber.


via IFTTT

Un aporte que alcance para...






RadioPublic

Entradas populares de este blog

Oír el podcast es fácil